Las facturas expedidas y recibidas en formato electrónico tendrán la consideración de “factura electrónica” aunque éstas hubieran sido emitidas originalmente en papel y posteriormente digitalizadas por el proveedor, pero para ello deberán haberse recibido en formato PDF por correo electrónico.

Por lo tanto, aunque la factura no esté provista de firma electrónica avanzada, si cumple con los requisitos que a continuación se enumeran, será considerada válida a efectos fiscales. Estos requisitos son:

  1. Que se garantice la autenticidad de su origen, la integridad de su contenido y su legibilidad, desde la fecha de expedición y durante todo el periodo de conservación.
  2. Que se reciba por correo electrónico y en formato PDF.

Fuente CISS.

Consulta Vinculante DGT V2891-18, de 8 de Noviembre de 2018 de la SG de Impuestos sobre el Consumo