Para que una página web funcione correctamente y los usuarios sigan visitándola sin peligro, es necesario actualizarla.

Cuando hablamos de mantenimiento, no solo nos referimos a encontrar una solución a los problemas puntuales que puedan surgir, si no también nos referimos a:

  1. Prevención: Como dice el dicho: “más vale prevenir que curar”. Si un usuario/visitante entra en nuestra página web y se encuentra con algún error, es muy posible que su experiencia en nuestra web sea mala y no vuelva. Además, la imagen de tu marca se verá afectada y quizás perdamos ese posicionamiento en Google que tanto nos ha costado conseguir. Por eso, es necesario tener siempre actualizada tu web y comprobar que el contenido funciona correctamente.
  2. Copias de seguridad: Tenemos que tener copias de seguridad diarias de las páginas web para tener la seguridad de que podemos restaurar una copia completa, o parte de una copia, en caso de emergencia. A diario, páginas con WordPress o Prestashop reciben ataques para infectar su código.
  3. Actualización de los contenidos: Es importante mantener “viva” a la página web. Una vez creada la web no tenemos que dejar de actualizarla. ¿Cómo podemos hacerlo? Insertando nuevas noticias, mejorando contenidos de las páginas, revisando el posicionamiento SEO, revisando imágenes, cambiando banners, etc.
  4. Desarrollo y Rediseño: No solo los contenidos cambian en una web. En muchas ocasiones es necesario modificar su estructura para que esta se adapte a los nuevos tiempos de la marca/empresa. Es muy importante que nuestra página web se ajuste automáticamente a todos los dispositivos ya que hoy en día el 92% de los españoles se conecta a internet desde el móvil.

En Impulso Cooperativo te ayudamos a mantener viva tu página web. ¿Quieres que te ayudemos?, contacta con nosotros para más información.