El ADN cooperativo; el mejor remedio contra el coronavirus

ADN cooperativo

A nadie se le escapa que estamos ante una importante crisis sanitaria que va a traer como consecuencia una rescisión económica grave. No sé si de las dimensiones de la pasada crisis del 2008. Pero lo que sí que sé con seguridad es que las Cooperativas al igual que lo hicimos en esa crisis saldremos de esta con mayor fortaleza. Y que nuestros valores y principios nos ayudaran a atenuar las consecuencias como pasó en la anterior crisis. Según datos del Ministerio de Trabajo, si el resto de empresas mercantiles hubieran tenido el mismo comportamiento que las cooperativas se habrían destruido 1 millón de puestos de trabajo menos.

Poder de reacción

Las Cooperativas tenemos un poder de reacción mucho más rápido que el resto de las empresas. Esto se deriva de nuestra gestión democrática: que las personas sean el centro de la empresa y no el capital nos permite tomar decisiones con mayor rapidez que el resto de las empresas.

Sabemos que lo importante en estos momentos no es maximizar el beneficio. Y en lugar de proponer situaciones drásticas como despidos de los trabajadores o plantear Expedientes de regulación de empleo haremos lo necesario para mantener el bienestar de nuestros socios y trabajadores. Tal propósito, en este caso pasa por mantener el empleo. Y para ello será seguramente necesario que  auto apliquemos restricciones y posiblemente tengamos que adaptar nuestras propias retribuciones e incluso pedir esfuerzos económicos a los socios para financiar la Cooperativa en estos momentos de inestabilidad económica. Pero esto nos va a suponer la continuidad de nuestra empresa frente a otras muchas empresas mercantiles que no sobrevivirán a este impacto. Y cuando pase esta crisis, que pasará, ahí seguiremos y tendremos tiempo de recuperar con creces estos esfuerzos que ahora tengamos que hacer.

Crisis de valores

La anterior crisis fue una crisis de valores y sirvió para que se nos reconociera. A partir de ese momento se valora mucho más a las empresas que ponemos a las personas en el centro, como somos las Cooperativas. Estoy seguro que de esta crisis volveremos a salir reforzados más si cabe. Volveremos a demostrar que somos ejemplo de solidaridad, de cooperación necesaria para superar las adversidades. Ese es el ADN cooperativo.

Todos aquellos que no se den cuenta que es imprescindible cooperar, que la unión de todas las personas es más necesaria que nunca en estos momentos no saldrán adelante.

Tengo clara una cosa y es que las cooperativas somos el futuro de la Economía y que el futuro pasa por la Cooperación a todos los niveles. La individualidad, la especulación, la economía sin alma, el capitalismo agresivo sin escrúpulos…. es cosa del pasado.

Somos mucha gente pequeña haciendo cosas pequeñas en sitios pequeños que cuando nos unimos conseguimos cambiar el mundo. Ese es el ADN cooperativo.

 

Emilio Sampedro 

Consejero Delegado

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.