De coworking, sueños, nuevas economías y personas…

Coworking Hombre con planta y planeta

Ya sabéis que en Genion somos muy de espacios de trabajo colaborativos. Vamos, los llamados coworking. Desde que comenzamos allá por 2012, hemos tenido la suerte inmensa de participar en el crecimiento de muchos sueños, de multitud de ideas de negocio, de tantos proyectos…

Tras la pandemia, estamos observando que muchas de las personas que trabajan en nuestros espacios están replanteando sus modelos de empresa, sus estilos de gobernanza, sus compromisos y sus propósitos más vitales.

Ahora sí. Más que nunca. También en el mundo de las pequeñas y medianas empresas. Parece que urge tomar acción y compromiso. Estamos tomando posiciones, asumiendo retos y responsabilidades. Pensando, ante todo, en quienes vienen por detrás.

Y eso lo estamos observando, cada día, en nuestros espacios de coworking y en los programas de emprendimiento. Con cada nuevo proyecto, con cada persona a quien mentorizamos. Y es maravilloso.

Porque mirar cara a cara a las nuevas economías nos abre un canal directo hacia la esperanza, a la posibilidad de regenerar, de invertir ese legado maldito…

Nuevas economías

La Economía Verde, buscando el desarrollo económico de la mano del medioambiental; la Azul (no sé si escuchasteis a António Guterres, secretario general de la ONU, hace unos días pidiendo a los gobiernos acciones inmediatas para restaurar la salud de los océanos y recordando que la mitad del oxígeno que respiramos viene del mar); la Economía Naranja, tan necesaria para la vida, reclamando diversidad cultural y creatividad como pilares de transformación; la Economía Violeta, luchando por la igualdad, denunciando brechas y creando nuevas oportunidades; la Economía de los Cuidados, tan femenina y tan desigual, tan oculta, tan contraria a la maximización de beneficios, tan auténtica, necesaria y humana…

o la Economía Circular, surgiendo de la escasez de recursos (porque nos hemos merendado, literalmente, el planeta) y siguiendo los principios más básicos de imitación a la naturaleza: todo tiene un valor, todo se aprovecha y los residuos no son tales sino nuevos recursos…..

Veremos qué mix & match nos queda. Al final no será ni una ni otra, sino la combinación de muchas de ellas lo que nos permitirá regenerar lo realmente importante: nuestra Tierra.

Cooperativas

Hace unos años, cuando nos constituimos como cooperativa, nos zambullimos de lleno en la Economía Social. Esa tan preocupada por la Comunidad y por las relaciones que las personas mantienen entre ellas. Un marco de trabajo (y casi de vida) desde el que descubres que es la voluntad de las personas implicadas la que termina haciendo los proyectos viables. Y que no hay nada más rentable que la mejora de la calidad de vida de la comunidad que nos rodea.

Personas materializando sueños. En equipo. Personas que se unen voluntariamente para caminar juntas. Personas que crecen y ganan en bienestar. Personas con un propósito (hacer el bien) como faro empresarial. Personas, siempre personas.

* ¿Sabíais que hay una red gratuita de personas, empresas e instituciones creada para conectar, colaborar, recibir acompañamiento experto… gracias al proyecto COOP3RNIC en Castilla La Mancha, con la ayuda del Fondo Social Europeo (POISES), impulsado por la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES). ¡Ya puedes entrar AQUÍ!

 

Esther Navarro, Comunicación Genion Lab.

Artículos relacionados:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.