Cuando un iPhone es robado, lo normal es que lo bloquees a distancia, a través de “Buscar mi iPhone”. Lo más probable es que el teléfono ya haya sido apagado por los ladrones para evitar su seguimiento, pero éstos lo pueden volver a encender más tarde y se encontrarán con un mensaje que contendrá el número de contacto que les servirá para enviar un SMS similar a éste:

 “Estimado cliente, iPhone encontrado en el siguiente enlace”

 Dicho enlace es una web idéntica a la de “Buscar mi iPhone” y tiene incluso un certificado HTTPS válido. Hasta el usuario más experto puede caer en la trampa si se despista. A través de esta página te piden tu usuario y contraseña de iCloud con lo que ya tendrán lo necesario para desbloquear el iPhone y mucho más (podrán acceder a tu información y archivos en iCloud).

 

¡Ponte a temblar!

Si no caemos en la trampa, los ladrones sólo podrán vender el teléfono por piezas. Aunque lo formateen, no podrán reactivar el iPhone sin la contraseña. Por eso, y aunque no vayas a recuperar tu móvil, ten cuidado cuando sufras un robo: revisa al detalle el remitente de los mensajes y los enlaces que contienen. Modifica la contraseña y activa la verificación en dos pasos por si acaban adivinándola.